martes, 4 de diciembre de 2012

20. Novedades

"Divina Proporción" 
Óleo sobre lienzo. 100x100
Me he olvidado de momento de los lienzos de pequeño o mediano formato para entrar  en los que superan el metro por cualquiera de sus lados. Lo que no hace mucho me parecía imposible lo he convertido en realidad y la verdad es que he dado en el clavo de mi realización personal con este nuevo nivel que está dentro de mi pequeño mundo de pintura en el que me encuentro muy a gusto y del que creo que tardaré en apearme. Aun así creo que son pequeños para lo que se estila en los certámenes de pintura seca en los que estoy participando de vez en cuando, en ellos se manejan lienzos que suelen superar los 1,50 metros de lado y es frecuente que lleguen a los 2 metros, pero son de adecuado tamaño para cualquier pared. 
Lógicamente es mucho más impactante una obra de esas dimensiones que las que ahora utilizo y para más "inri" cuando las exponen juntas en las galerías o en los museos el metro y poco se ve casi ridículo comparado con los otros, los metro y mucho. Pero todo se andará. 

"Divinas Proporciones" 
Óleo sobre lienzo. 100x100
La verdad es que los fallos se notan más en los pequeños que en los grandes y no hace falta ser tan minucioso, incluso se pinta mucho más rápido y el resultado es mucho más impresionante, no sé si será debido a que el que tiene que admirar una obra de grandes dimensiones tiene que alejarse de ella para poder verla en su totalidad, al contrario que en las pequeñas a las que muchos espectadores se acercan como si padecieran de miopía; para estos casos son mejores observadores los que tienen presbicia y se han dejado las gafas en casa. En fin, el caso es que una obra de gran formato tiene un atractivo distinto y luce mucho más en cualquier lugar donde se cuelgue, llenando de una sola vez una pared e incluso una habitación.

He pintado dos obras en la que aparecen mujeres de exuberantes cuerpos que dejarían los ojos secos de admirarlas a cualquier hombre de la edad de piedra, ya que ellos solían representar la belleza femenina con grandes curvas u orondas, ya que al parecer pensaban que eran más fértiles y fecundas. 
En estos dos cuadros he aprovechado la utilidad de las dimensiones del rectángulo áureo para aplicarlas en los cuerpos de mis modelos y parece que da buen resultado el experimento, pues se puede decir que distribuyen a dar una forma bien proporcionada a la persona, tanto en proporciones supuestamente perfectas para los estándares actuales como para los de otros tiempos, tal y como dice la teoría y la práctica ahora demostrada por mi y que tantos artistas, arquitectos y diseñadores han utilizado desde el Renacimiento, si no antes, en sus creaciones, tales como Leonardo Da Vinci, Miguel Angel, Dalí, etc. 


"Ya no oigo a los Pájaros" 
Óleo sobre lienzo. 130x97
En "Ya no oigo a los pájaros" quiero hacer dejar constancia sobre mi objetiva postura en cuanto a la práctica de la caza en cualquiera de sus modalidades. Los habrá que estén a favor de ella y los habrá que no lo estén como es mi caso, aunque mi tendencia liberal dice que cada uno haga lo que le plazca, dentro de los límites del marco que el respeto y las leyes mandan, yo me posiciono del lado de los animales, que en este caso son los más indefensos y por eso aplico el dicho: "Hay un placer mayor que el de matar, el de dejar vivir". De un ser vivo se puede disfrutar muchas veces, de uno muerto nunca, sólo en el momento de la muerte y justamente los anteriores; una vez muerto pasa el animal a convertirse de una maravilla de la naturaleza que ésta ha tardado en moldear millones de años durante millones de mutaciones genéticas y generaciones, a poco más que un despojo.
El fondo del lienzo es un campo frío como la soledad y el silencio, gris como la tristeza, el vacío. Sólo le apliqué color el viejo cartel carcomido por el tiempo que parece que ha ganado la batalla y que ya no tiene sentido su presencia porque no hay nada que aniquilar, sin él colocado en la alambrada se cazaría lo mismo, osea, nada, porque ya no hay nada que abatir. Debajo el último cartucho que se disparó tiempo atrás y que sólo Dios sabe si dio en el blanco.


"Lección de Cristalografía" 
Óleo sobre lienzo116x89
He repetido el estilo de los encerados, esta vez para representar una drusa de cuarzo hialino cristalizado totalmente transparente como es este mineral en estado puro. Forma prismas hexagonales rematados con pirámides también hexagonales que apuntan en todas las direcciones. Teniendo como referencia las pizarras de los colegios, institutos, etc.  decidí titularlo "Lección de Cristalografía", donde un maestro tomando como ejemplo el cuarzo explicaría las distintas formas geométricas que adoptan los minerales debido a la colocación nada caprichosa que adoptan los átomos en cada sustancia química para construir los cristales.


"El Oro de los Tontos" 
Óleo sobre lienzo.116x89
Sobre el mismo tema mineralógico pinté en otro lienzo "El Oro de los Tontos", donde en este caso lo que se representa son las piritas de cobre que cristalizan, no siempre, en el sistema cúbico y que cuando están sin alterar por óxidos o cualquier otro elemento tienen un color y brillo muy parecido al del oro, de ahí que mucha gente debió confundirlas y de ahí el nombre que también recibe este mineral, también llamado oro de los pobres, del que los mejores ejemplares del mundo por su perfecta cristalización, tamaño y brillo son encontrados en la Rioja, principalmente en los alrededores de un pequeño pueblo llamado Navajún de donde puedo presumir que he conseguido, in situ, unos cuantos ejemplares que son una maravilla por su brillo metálico intenso y su perfecta cristalización en cubos. Muchas veces se encuentran maclados unos con otros fabricando formaciones de increíble belleza.
Este cuadro cuyo tema, que es una ensoñación, según el comentario de un periodista que escribió un artículo sobre mi en la segunda exposición del Ateneo, está ambientado en un entorno de creación primigenia de la tierra, con montañas y cordilleras recientemente formadas por las presiones de las placas tectónicas, con los torrentes de lava candente creadora de tierra firme y fondos marinos, con los hielos y glaciares que la tornean y con un toque de civilización que poco la beneficiará seguramente. 


"Perfil Perdido II"
Óleo sobre lienzo. 116x89 cm.
"Perfil Perdido II" es la versión modernizada, diría yo, de mayores dimensiones que el primero y que también es probable que sea una nueva ensoñación sobre el mismo tema. Evidentemente se trata del perfil de Nueva York coloreado como a mi me ha parecido, que para eso soy el que lo pinta, en primera instancia, ya que algunos han salido de forma espontánea al mezclarse en el lienzo, En él se perfilan todavía las Torres Gemelas que por supuesto ya no existen y de ahí el título del cuadro.

"Lección sobre La Alhambra"
Óleo sobre lienzo. 130x89 cm. 2012


Qué voy a decir de "Lección sobre la Alhambra" ni del tema del que se trata que está a la vista. Mismo estilo imitación encerado con el mencionado edificio pintado a modo de tiza y relacionado como siempre con una lección de colegio. No sé qué más explicar de momento.


"Crear es tan difícil como ser libre". Elsa Triolet (1896-1970), escritora.